fbpx

Bob Dylan, Neil Young y David Gilmour: el regreso de los dinosaurios.

En estas semanas de pandemia, muchos músicos han lanzado álbumes y canciones a través de internet. De toda esa oferta tres de ellos llaman la atención: sus autores son leyendas vivas del rock y, además, tienen más de 70 años de edad.

Se trata de Bob Dylan, Neil Young y David Gilmour. Dylan lanzó un nuevo álbum, y doble; Young desempolvó una sesión de grabaciones que tenía guardadas desde 1975, y Gilmour presentó una nueva canción.

Dylan, el más veterano de los tres, nacido en 1941, presentó Rough and Rowdy Ways, su trigésimo noveno trabajo en estudio, el 19 de junio. Han pasado 58 años desde que debutó en la industria discográfica con el álbum que lleva su nombre y a lo largo de su carrera ha dejado obras trascendentales en diferentes etapas de la historia del rock, el country y el folk. Varias de las canciones de su época comprometida aún son himnos hoy, y por la calidad de las letras ganó el Premio Nobel de Literatura en 2017.

Ocho han pasado desde el lanzamiento de Tempest, su anterior álbum de estudio, grabado con composiciones propias. Para Rough and Rowdy Ways, Dylan reunió diez temas que ocupan 71 minutos de música. Es decir, una colección de canciones largas, algunas de las cuales superan los 6 minutos. Dos de ellas ya se conocían. Murder Most Foul, publicada el 27 de marzo, y I Contain Multitudes, que dio a conocer el 17 de abril.

La edición en CD (en julio aparecerá en vinilo) trae dos discos. En uno están las nueve primeras y el segundo lo ocupa en su totalidad la ya citada Murder Most Foul, un tema de casi 17 minutos, “Una epopeya de los años sesenta desde la muerte de John F. Kennedy y toda la banda sonora de su generación”, como señala Sandro Romero, experto en rock.

En este álbum, Dylan y su banda se apoyan en la tradición y en las raíces. Aparecen el folk, la balada, el blues y el rhythm and blues. De acuerdo con el periodista musical Jacobo Celnik, “Se trata de un disco crepuscular, sombrío, con muchos temas relacionados con la muerte”. Sandro Romero lo ve como “la consolidación de su genio. Deberían volver a darle el Premio Nobel este año”. Y lo ratifica: “Las letras son impresionantes. Más que cantar, Dylan recita”. Priman sus conexiones con el poeta Walt Whitman y con la realidad de su país.

Ambos lo estiman como un gran álbum en la monumental discografía de Dylan. Romero lo considera un regreso al mejor Bob Dylan. Celnik señala que “uno tiene que entender su música desde la fuerza de las letras. Bob Dylan no es Paul McCartney. Además, que traiga canciones nuevas habla muy bien de él, ya que tiene 79 años”. Piensa que con el paso del tiempo será uno de los álbumes más importantes del músico y agrega que False Prophet, I Contain Multitudes y Key West (para él, la más relevante del disco) pasan a la categoría de grandes obras del inmenso catálogo de Dylan.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *