fbpx

The Story of Back In Black, la muerte y resurrección de AC/DC

Cuando una banda de rock pierde a su cantante y tiene que buscarse uno nuevo, se enfrenta a uno de los mayores retos imaginables en la profesión. El elegido no sólo debe berrear como Dios manda, también tiene que poseer una imagen que encaje con sus compañeros, una presencia escénica carismática y sobre todo, debe convencer a los fans de que el espíritu del grupo seguirá siendo el mismo de siempre. Por eso, el día que AC/DC se enteraron de que su vocalista Bon Scott había fallecido por una brutal ingesta de alcohol (hay varias teorías al respecto, pero esa es otra historia), se dijeron a sí mismos aquello de «estamos bien jodidos». [ Aquí contamos todo sobre el aniversario de la muerte de Bon Scott]

Scott era un animal salvaje del rock, un meteorito de energía incandescente que impactó en la escena de los setenta dejando un imponente cráter donde aún resuenan sus maravillosos alaridos de libertad y desenfreno. Fue uno de esos personajes únicos en su especie, que se antojaba imposible de sustituir. Pero cuando Angus Young reunió a los suyos para decidir qué hacer con AC/DC, dijo una frase que pasaría a la historia: «Bon nos daría una buena patada en el culo si lo dejáramos».

Así, pocos días después de enterrar las cenizas de su compañero caído, la banda se reunió en Londres para planear la búsqueda de un nuevo voceras. Pensaron en Steve Marriott de Small Faces, en Angry Anderson de Rose Tattoo, en Gary Pickford Hopkins de Journey to the Centre of the Earth, y en Stevie Wright, que había cantando con una de las bandas más populares del rock australiano de los sesenta, Easybeats. Pero según cuenta la leyenda, un buen día recibieron una carta de un fan en la que les hablaba de un tal Brian Johnson, que cantaba con la banda Geordie: «A Bon Scott le gustaba mucho», decía la misiva. Los chicos de AC/DC no acabaron de tomárselo en serio, pero en realidad aquella frase fue clave para que Johnson terminase siendo el elegido.

También ayudó el hecho de que ni Gary Pickford ni Stevie Wright dieran la talla en las audiciones que organizó Angus Young. Desorientados, y con una esperanza menguante de dar con alguien a la altura, los miembros del grupo se reunieron con Mutt Lange, el productor de su anterior disco, «Highway to hell», para valorar nuevas opciones. Y entonces, Lange mencionó al cantante del que les había hablado aquel fan en su carta: Brian Johnson.

AC/DC convocó al cantante a mediados de marzo de 1980 para hacerle una prueba, y tras tocar su hit «Whole Lotta Rosie», «Nutbush city limits» de Ike & Tina Turner y algunos clásicos de Chuck Berry, empezaron a valorar muy seriamente su candidatura. Así que volvieron a llamarle una semana después para confirmar que sus sensaciones con él eran las adecuadas. Johnson llegó dos horas tarde y eso generó cierta tensión en el local, pero en cuestión de minutos la decisión estaba tomada. Aunque él no lo sabría hasta cuatro días después.

Aquel 29 de marzo, un periodista metió la pata aventurando que AC/DC habían escogido a otro cantante que había ido a sus audiciones, Allan Fryer de Fat Lip. Y eso precipitó los acontecimientos: antes de que Brian Johnson pensase que había sido descartado, Angus Young le llamó por teléfono para decirle que el puesto era suyo, y así fue como la banda australiana consiguió renacer de sus cenizas.

Pero quedaba lo más difícil: grabar un disco que sedujese a la hinchada de AC/DC y que mantuviera el descomunal volumen de ventas de «Highway to hell». Ese álbum sería «Back in Black», un regreso en negro, un luto por Brian Johnson que, contra todo pronóstico, terminaría siendo el trabajo de estudio más vendido de la historia de la banda, y también de la música popular. Con cincuenta millones de copias despachadas, es el segundo disco de mayor éxito comercial a nivel planetario, después de «Thriller» de Michael Jackson.

La historia de «Back in Black» en YouTube

La increíble historia de este disco ha sido ya desgranada en cientos de artículos y libros, pero desde este jueves, la propia banda va a contársela a sus seguidores con una miniserie documental en YouTube que recorre todo el proceso emocional y creativo que culminó en su publicación hace cuarenta años, el 25 de julio de 1980. Ese mismo verano, el álbum llegó al número uno en las listas de ventas de Australia, el Reino Unido y Francia, y al número cuatro en los Estados Unidos.

Ya se puede ver el primer episodio, que analiza el nacimiento del primer single de AC/DC con Brian Johnson al micrófono, «You Shook Me All Night Long», y en particular del mítico riff de guitarra que lo hace único. En las próximas semanas, la banda seguirá publicando más capítulos sobre la grabación de este totem del rock llamado «Back in Black».

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *