fbpx

Crítica de SAINTS OF DEATH, «Ascend To The Throne» (2020)

Determinar el Groove Metal como el antagonista secundario y pertinente en la historia del Metal Extremo, solo detrás del Nu Metal, sería querer dejar corta toda la gama de matices de sonidos que nos aportan las bandas con su creatividad y aun entre los fundadores del género, que podemos mencionar sin equivocarme a PANTERA y los mejores fragmentos de la discografía de MACHINE HEAD, todavía hay mucho potencial en este sonido en particular. Pero tan pocas bandas logran hacer algo más que ridículas posturas y poses como artistas «gamberros» o insolentes, que apenas logran deletrear la palabra «actitud». Todo esto no afecta ni es la propuesta de SAINTS OF DEATH, pero han ubicado una pizca de «actitud» en este valle musical y espera que los distinga con su breve debut «Ascend To The Throne». Han eludido de forma genial ser encasillados y así evitar las trampas de género y salir bien parados.    Originalmente comenzando como una banda tributo a los legendarios MOTORHEAD, el cuarteto oriundo de Vancouver, Canadá, SAINTS OF DEATH son una banda con un punto musical único: tienen dos bajistas en sus filas, predominando los sonidos graves. Inspirada en el folklore mexicano de la Santa Muerte, en inglés Holy Death, la banda está liderada por el vocalista y bajista de ocho cuerdas Twan Holliday, un personajes voluminoso de 7 pies de altura. Familiarizado con su presencia en varias películas, ya que tiene numerosos créditos en algunas como «The Devils Ground» del año de dos mil  nueve junto a la actriz Darryl Hanna, también la película sátira de terror, «Stan Helsing» del mismo año, que fue la última película del actor Leslie Nielsen o «Catwoman» del año dos mil cuatro con la actriz Halle Berry por nombrar solo algunas. Junto a él en la banda, contamos también con el otro bajista pero de cuatro cuerdas Juan Helluva que hace además coros, el guitarrista Ashley Blue, también haciendo coros y Christopher James en la batería, todos los cuales son músicos veteranos de la escena del país de la Hoja de Maple que cuentan con cinco años desde su debut. Ellos comentan acerca de su peculiar sonido: «Está articulación de bajo dual, de dos componentes, es puro Metal. Mucho más melódico y de una conducción dura con un extremo inferior enormemente oneroso, cómo podría no retumbar todo cuando tienes un bajo de cuatro cuerdas y otro bajo de ocho cuerdas al mismo tiempo. Esto atrajo a la multitud más frenética y el pozo de los escenarios comenzó a ganar actividad… nos distinguimos con nuestra marca única de thrash, doom y hardcore». 

SAINTS OF DEATH son una bola de fuego de metal fundido. En su primera salida después de comenzar originalmente como una banda tributo. Esto es Metal real, sin confusiones.

Son muchos los factores que hacen que esta banda sea única. Con su ritmo realmente pesado, de gama baja y riffs ruines con distorsiones sólidas. Son geniales desde la primera nota hasta la última. Canalizan la hostilidad con conciencia social, aunque no lo parezca, emitiendo la invitación a actuar contra las imágenes de poder que prometen y no cumplen, buen paradigma musical de guitarras nítidas y directas, las voces ásperas y violentas son convincentes, hasta para los más exigentes. 

«Ascend To The Throne», tiene siete pistas de gran impacto, pero al mismo tiempo, son cortes muy accesibles y todas tienen el potencial de cruzarse con una audiencia convencional, sin la necesidad de venderse. La habilidad de escribir una buena melodía y la banda ha logrado el equilibrio entre la melodía y la pesadez. Realmente tiene una buena oportunidad de introducirse en el universo del Metal Extremo si consiguen la cesación correcta en esta industria impredecible que puede ser este tipo de Música.  La banda mezcla Groove Metal y Death Metal, y aunque este último componente es menos la mitad del estilo puro y más un estilo a Melodic Death Escandinavo, por sus versiones más apretadas y enérgicas habituales.

saints of death band

Debido a un bajo adicional de ocho cuerdas, con un total de doce cuerdas de bajo donde la mayoría de las bandas se contienen o atascan en cuatro. Contando con una configuración de guitarra doble es prácticamente estándar coqueteando hasta con un poco de Heavy Metal , e incluso un kit de batería dual ha demostrado ser conceptualmente efectivo , el refuerzo de graves de SAINTS OF DEATH no hace nada que una configuración singular no pudiera tener: Groove y Nu Metal siempre tienen una sección de ritmo fuerte, que es una de las mejores características de estos subgéneros, y mientras es diferente, la producción se siente preprogramada, un paquete de configuraciones de Pro Tools de arrastrar y soltar que hace el trabajo bastante bien generando personalidad. Es encomiable que la banda opte por una configuración instrumental poco común, la producción debe reflejar ese punto de vista único, y en esto es evidente en el disco. Por cierto el encargado de grabación y masterización estuvo a cargo de Jason Martin.

El disco alcanza casi la media hora de duración, el tema de entrada llamado, «Call of the Kings», que por supuesto deja ver de inmediato el gusto de la banda por la parafernalia de lo misterioso y terrorífico, combina los sintetizadores de películas de terror asequible con algunos componentes electrónicos; 

«Ascend to the Throne», tras un inicio lento deja ir de lleno un poderoso sonido de mezcla de Death Metal melódico con hardcore y hasta un poco de Thrash;  

«Watching Me Die», toda una invitación al slam con una dirección diferente de acordes, cruzan una narrativa lírica al mejor estilo Power Metal gracias al estilo vocal de Mr. Holliday y un poco de Groove Metal galopante en las percusiones, estrujamiento absoluto con el grito: «.. Stand and fight or fall..» el sonido es notablemente arraigado al escuchado a principios de los años noventa y con los gustos de pesadumbre por los períodos de música actual; «God Can’t Help You Now», una canción que se inclina a bajar un poco la velocidad para obtener un sonido más rocoso, aunque de nuevo la segunda parte de la canción no se puede resistir a pisar el pedal con un vertiginoso solo de guitarra de Mr. Blue, tenemos un clásico riff de tempo medio con un poco de matiz al revés, pero es el trabajo del kit de batería de Mr. James el que impresiona por encima de algunos de los sonidos cargados antes de que el guitarrista se convierta en una fusión absoluta de un solo; 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *